sábado, 27 de noviembre de 2010

Consejos para Perder Peso

Releyendo un libro que me compré hace años, que leí por encima diciendo a todo que sí, pero que jamás apliqué sus consejos... he encontrado un apartado en el que dice: CONSEJOS PARA PERDER PESO. Y son cosas tan obvias, pero que nunca he aplicado, que he decidido ponerlo en el blog...
Es una buena forma de aplicármelo a base de verlo jeje, y de paso a vosotras/os también os puede ayudar.
Debajo os dejo el título del libro.

Antes de comenzar una dieta, 
plantéate si realmente estás motivado para perder peso
y mantener esta pérdida a largo plazo.
Esto no es fácil,
pues implica el cambio de los hábitos nutricionales
y de vida, incorporando el ejercicio físico.

Además, haz una lista de las razones por las que
deseas bajar de peso.
Luego podrás leerlas y ello te ayudará a mantener la motivación.

Tómate una fotografía de "Antes".
Es realmente satisfactorio notar la diferencia producida por la dieta
cuando se consigue reducir el peso hasta los niveles deseados; eso, de por sí, es una gran recompensa.

Observa cómo comen los demás.
Compara la forma de comer de una persona delgada y la de una gruesa.
Esta última come de forma rápida, con voracidad, se atraganta la comida.
¿Cuál de las dos se ve mejor comiendo?

El objetivo es conseguir una reducción de peso progresiva y aprender unos hábitos nutricionales adecuados, que incorpores a tu vida.
Esto es muy importante para que no vuelvas a coger el peso perdido.
No renuncies al placer de la comida.
Y proponte objetivos realistas.

No te peses todos los días. 
Solamente una vez por semana.
Es fácil desanimarse si no se ven resultados en la báscula todos los días.

Haz un registro de alimentos y escribe en un diario todo lo que comes.
Aunque te parezca una pérdida de tiempo y que creas que sabes perfectamente lo que comes, mucha gente no empieza a conocer sus costumbres alimentarias hasta después de llevar varios registros. 
No se puede pretender cambiar si no sabes cuáles son tus errores.
Anota la hora y lo que pasa en ese momento, así verás si del diario puedes extraer algún patrón respecto a la comida en exceso.



Debes realizar algún ejercicio.
No es necesario hacer ningún deporte extenuante, sólo se trata de incorporar la actividad a tu vida diaria. Simplemente camina para ir al trabajo o cuando vayas a los recados. 
Lo ideal sería al menos 30 minutos al día.
Hacer ejercicio acompañado es más divertido y asegura su continuidad.
Elije una actividad que no sobrecargue las articulaciones.



Es importante que no te saltes ninguna comida.
Debes hacer un mínimo de 3 comidas al día y un snack a media mañana y otro a media tarde.
Procura respetar el reparto de los alimentos incluso si no tienes hambre, ya que esto evitará la ansiedad por la siguiente comida.
Procura comer sentado a la mesa, en un ámbito agradable y dedicándole el tiempo necesario.



Mientras comes, intenta no distraerte con otras actividades (leer, mirar la tele, escuchar la radio, llamar por teléfono...). Sin estas distracciones, sacarás más provecho a tu comida.


Mastica cada bocado al menos diez veces antes de tragártelo.
Eso aumentará tu concentración en lo que comes y alargará el tiempo que dedica a comer.



Evita picotear entre horas. 
La mayoría de los picoteos consisten en alimentos que engordan.



Cuando te sirvas la comida, no dejes las bandejas en la mesa y a la vista, porque sino comerás más cantidad.
Trae los platos servidos desde la cocina.


Limita tus comidas a un solo lugar. No lleves alimentos a tu dormitorio ni estudio. Esto reducirá el número de lugares que relacionarás con los alimentos y el acto de comer.



Cepíllate los dientes inmediatamente después de comer.
Al quitarse el sabor de la comida no pensarás tanto en ella.



Haz un desayuno correcto. Levántate diez minutos antes para poder desayunar con tranquilidad. Incluye fruta y algún lácteo desnatado.
Está demostrado que la ingesta total diaria es mayor en las personas que no desayunan.



No hace falta pesar los alimentos.
Simplemente, come un solo plato y no repitas.



Se aconseja cocinar al vapor, hervido o escalfado, al horno, microondas, a la sal, a la plancha o parrilla, en papillote... 
Procura evitar las frituras, rebozados y empanados, rehogados, estofados, guisos o salsas.
Es preferible utilizar aceite de oliva, pero restringido a tres cucharadas al día.



Bebe unos dos litros de agua al día.
También se puede tomar libremente gaseosa, infusiones o bebidas refrescantes light.
Evita otro tipo de refrescos y disminuye el consumo de bebidas alcohólicas a no más de una copa de vino al día.



Modera el consumo de alimentos precocinados y salsas como la mahonesa, rosa...
Utiliza poca sal.
Para condimentar acostúmbrate a utilizar especias, vinagre, limón, ajo, cebolla, laurel y hierbas aromáticas.



Evita los azúcares: azúcar, mermelada, miel, etc. y utiliza preferentemente edulcorantes. 
Evita también los dulces, bollería, helados, aperitivos, golosinas, frutos secos, chocolate, pasteles.



Aumenta el consumo de alimentos integrales y ricos en fibra, como frutas, verduras, hortalizas y legumbres.
Recuerda: al menos 5 raciones al día de frutas y verdura.


Aumenta el consumo de alimentos de consistencia dura, que requieren mayor tiempo de masticación, para reducir la sensación de ansiedad o de estómago vacio (por ejemplo, ensaladas de verduras crudas, apio, alcachofas, zanahoria...).



Sustituye los lácteos enteros y semidesnatados por desnatados.
Evita los quesos curados.
Puedes tomar carnes magras (pollo, pavo, ternera, buey, vaca, solomillo o lomo de cerdo, conejo, liebre, codorniz y perdiz).
Evita los embutidos, excepto el jamón, pechuga de pavo o lomo embuchado sin grasa.
Puedes tomar cualquier pescado, excepto los conservados en aceite.


Si tienes hambre en algún momento del día, toma alguna pieza de fruta o alimentos como hortalizas (zanahorias, pepinos, etc.)



Cuando vas a hacer la compra:
OnigiriNo te dejes llevar por la publicidad.
OnigiriConfecciona una lista de los alimentos que necesites para realizar tus menús y cíñete a ella.
OnigiriNo vayas con hambre a comprar. Vete después de comer.



Guarda siempre los alimentos donde no los vea.
"Ojos que no ven, corazón que no siente"


¡Ojo con las Sobras! Algunas personas tienden a comer más por la pena de tirar lo sobrante.
Muchas veces las madres comen lo que dejan en los platos lo hijos... así que,
o bien no prepares comida en exceso
o bien congela o tira las sobras.


¡Cuidado con las Sobremesas!
Si quieres seguir charlando, retira toda la comida de la mesa.







"¿Por qué no puedo adelgazar?", de Dra. Pilar Riobó Serván.

4 comentarios:

  1. ¡Hola, Shuare!

    Me gustó mucho este post. :)
    Nada mejor que estar motivados.
    ¡Adelante con nuestros objetivos!

    Te sigo y te envío todo mi apoyo.

    Besos,

    Belén :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Belén, de verdad es que la motivación es mayor si hay gente apoyándote. Cuenta con el mio.

    Me alegro de que te haya gustado el post... uff hay tantas cosas con las que me sentido identificada hija que me digo... madre mía, pero he hecho algo bien? jajaja.
    Bueno, al menos tenemos los consejitos aquí... ahora a aplicarlos.

    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el post! en serio esta super bien porque son pequeños consejos q la mayoria de las veces se nos olvidan!
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, son cosas que sabes de sobra, pero que a veces con nuestra ansiedad no las cumplimos. No está de más tenerlas delante para recordarlas en esos momentos.

    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...